Comparte esta publicación

Última modificación: 20/10/2017 10:24 am

Ecos del II Foro en Gestión Social del Riesgo: “Hay que replantearnos como ciudad”

Ecos del II Foro en Gestión Social del Riesgo: “Hay que replantearnos como ciudad”
Universidad Integradora
 
Con un llamado sobre la necesidad urgente de definir el futuro de la ciudad a través de una planeación juiciosa y políticas acordes con el territorio, se realizó el II Foro en Gestión Social del Riesgo en el auditorio Euclides Jaramillo Arango de la Universidad del Quindío, el cual fue organizado por los estudiantes de octavo semestre de Trabajo Social, dando respuesta así al componente de proyección social inherente a dicho programa académico.
 
Para esta ocasión el foro contó, entre otros conferencistas, con la presencia de la arquitecta Liliana Hernández, quien hizo un balance sobre cómo se trabaja en la ciudad en materia de prevención, además de la evaluación de la forma en que ha venido creciendo la ciudad, pues criticó que se estén perdiendo los paisajes, el territorio, así como la pérdida de la cultura. 
 
“No tenemos cultura del manejo del territorio ni del manejo del riesgo”, aseveró la docente, que estuvo en compañía de Mario Andrés García, delegado de la Unidad Departamental de Gestión del Riesgo del Quindío, quien coincidió con esta opinión afirmando que “la ciudad le está dando la espalda al paisaje”. 
 
Durante el Foro también se habló de la manera en que se ha venido invirtiendo en el sector de la vivienda en la ciudad. “Vivir en Armenia es barato, por eso se abren espacios de inversión” aseguró Hernández. Así mismo se refirió al riesgo inminente que corre la ciudad ante cualquier desastre, ya que la capital quindiana está ubicada en un territorio altamente sísmico, por lo que hizo un llamado a la administración para realizar mayor inversión en estudios de “microsismicidad”. 
 
Para la docente Sandra Milena Varón es importante concientizar a la ciudadanía sobre todos los riesgos naturales que se pueden presentar, pues aseguró que el mayor problema de la población del departamento es no estar preparada y peor aún, no tener interés por los temas inherentes a la prevención, señalándolo como agravante si se tiene en cuenta que el Quindío padece de múltiples amenazas a causa de los diferentes fenómenos que pueden presentarse como un terremoto, vendavales e incluso la actividad volcánica. 
 
Sobre este tema, la arquitecta Hernández volvió a llamar la atención a la comunidad, “nos falta un proceso de cultura general”.  Según ella, hace falta replantearnos como ciudad y adquirir una nueva perspectiva de desarrollo que no afecte la seguridad y el bienestar de ningún quindiano. 
 
Por último, se destacó la importancia del trabajo mutuo para la gestión social del riesgo que ha venido ejecutando la Universidad del Quindío en conjunto con la Universidad La Gran Colombia, como parte de la corresponsabilidad institucional para la consolidación de un territorio más seguro. Sin embargo, fueron claros en afirmar que estos espacios deben repetirse, intentando trasladar estos escenarios académicos hacia las comunidades para que así toda la población pueda tener pleno conocimiento de las amenazas que se ciernen en nuestro territorio.