Comparte esta publicación

Última modificación: 31/08/2017 02:56 pm

CEIR, UQ, abandera procesos de formación para la construcción de paz

CEIR, UQ, abandera procesos de formación para la construcción de paz
Con el lanzamiento el pasado viernes 25 de agosto de la Primera Cátedra Abierta y la proyección del documental “El Silencio de los Fusiles” de la directora Natalia Orozco y la realización del conversatorio con el escritor y periodista Daniel Ferreira y el director de Festicinequindio, Alejandro Herrera, la Universidad del Quindío, a través del Centro de Estudios e Investigaciones Regionales (CEIR), en esfuerzo conjunto con el Sistema Universitario del Eje Cafetero, (SUEJE), inauguraron el diplomado: “Cátedra de Liderazgo por la paz”, segunda cohorte, con el fin de contextualizar los procesos asociados de manera general en el marco de la agenda regional de paz.  
 
Así mismo, el evento sirvió como plataforma para la inauguración del curso “Elementos Básicos para la Creación de Espacios en la Formación de Consejeros para el Desarrollo Territorial”, teniendo como objeto proporcionar herramientas de desarrollo y conocimientos respecto a las capacidades, actitudes y valores necesarios para producir cambios de comportamiento, creando condiciones que permitan escenarios de paz en esferas sociales y comunitarias del departamento, proceso abanderado por la Universidad del Quindío y los Consejos Territoriales de Planeación de la Gobernación del Quindío.
 
El silencio de los fusiles
 
La asistencia de 350 personas al auditorio Bernardo Ramírez Granada, procedentes de diferentes instancias ciudadanas, estatales y/o académicas, tanto para la proyección del documental de Natalia Orozco como para el conversatorio sobre la película, permitió desarrollar una discusión desde múltiples puntos de vista, en la que se expusieron argumentos frente al proceso de paz y sobre la investigación documental que da cuenta del mismo en esta versión. 
 
“El audiovisual como dispositivo para la construcción de memoria, sumado a los intereses que entran en juego en las fases de investigación, rodaje y montaje final que lo hacen posible, son el reflejo de modos particulares de armar el rompecabezas de los hechos en busca de la objetividad, sin embargo, y pese a estar en frente de un producto tan juiciosamente realizado como “El silencio de los fusiles”, a este se le escapan, en el conjunto de los propósitos políticos y las agendas, algunos aspectos cruciales que tal vez otras producciones logren esclarecer aún más”, propuso en su interpretación el profesor Alejandro Herrera, como argumento inicial para la controversia. 
 
 
El conversatorio con Daniel Ferreira se centró en su artículo publicado en la sección Cultura del periódico El Espectador, titulado “Por eso había que parar la guerra” (31 Jul de 2017). Dice Ferreira que: “Solo por la selección del tema, la aproximación positiva a las minucias del desarrollo del acuerdo de paz, por el material inédito invaluable y exclusivo, el documental se vuelve un caleidoscopio del acontecimiento más relevante y trascendental de la vida política colombiana en medio siglo”
 
Y agrega, “Aquello en que se convierta Colombia en 30 años, la interrupción de la violencia entre generaciones, todo el arte que se parte de aquí, todas las novelas que se escriban, se desprenden de este acuerdo que muchos no querían que nos contaran en la tras escena, porque la paz cambia todo el futuro de un país”.
 
Lo anterior cobra aún mayor sentido, al tomar en cuenta que a la proyección del documental asistieron estudiantes de secundaria y de diferentes programas y niveles académicos de la universidad, quienes tendrán que habérselas con las consecuencias de este proceso en el futuro, con sus aciertos y errores, en suma, con sus consecuencias sociales, económicas, culturales y políticas. 
 
En cuanto a los integrantes del diplomado “Cátedra de Liderazgo por la paz” y del curso  “Elementos Básicos para la Creación de Espacios en la Formación de Consejeros para el Desarrollo Territorial”, la Cátedra abierta y la proyección del documental fueron un importante insumo para la reflexión sobre un hecho que, sin lugar a dudas, pasará a la historia de nuestra nación y sobre el cual habrá que regresar para comprender aún mejor sus motivaciones y consecuencias. 
 
De esta manera el Centro de Estudios e Investigaciones Regionales de la Facultad de Ciencias Humanas y Bellas Artes de la Universidad del Quindío construye sociedad e impacta la región, a partir de esfuerzos académicos, técnicos, económicos y logísticos con diferentes asociaciones del Eje Cafetero y gremios representativos del departamento.