Comparte esta publicación

Última modificación: 10/08/2017 10:19 am

Biblioteca Alegría de leer, en el corazón de la población infantil y adulta mayor

Biblioteca Alegría de leer, en el corazón de la población infantil y adulta mayor
La directora de la Biblioteca Infantil “Alegría de Leer” Diana Sánchez Toro, entregó un balance de los tres programas de extensión de alto impacto que promueve esta dependencia con poblaciones de instituciones públicas urbanas y rurales y hogares geriátricos del departamento del Quindío, con el apoyo de las vicerrectorías Administrativa y de Extensión y Desarrollo Social de la Universidad del Quindío.
 
Para Diana Sánchez Toro la experiencia de las labores de extensión con la población infantil y adulta mayor especialmente, tiene sus recompensas espirituales y es la gratificación de ver la felicidad de los abuelos luego de cada encuentro: “Ellos quieren ser escuchados, tienen mucho por contar, miles de historias de vida y anécdotas recogidas alrededor de sus existencias. Se esmeran en participar de los talleres que llevamos preparados y al término siente uno que deja el alma en cada persona”.
 
“Leer está de moda”
En primer lugar, se realizó el plan de extensión en Instituciones educativas públicas urbanas de Armenia “Leer está de moda” con una cobertura de 2648 niños de las instituciones educativas Rufino José Cuervo centro, Gustavo Matamoros D´Costa; Laura Vicuña; Ciudadela del Sur, sedes Puerto Espejo y Central, todos ellos dentro de la formación básica primaria, desde preescolar hasta quinto, ciclo que culminó en junio. La estrategia “Leer está de moda” tuvo gran impacto entre los chicos. “Incorporamos muchas novedades y lo que siempre ha pretendido la biblioteca infantil es llevar la lectura y nuestros servicios a esos espacios, teniendo a disposición variedad de libros para hacerles lectura dirigida, lectura libre, así como cuentos en video -de gran acogida- con el fin de cautivar entre los pequeños el amor por la lectura. Junto con esta estrategia, les proporcionamos una actividad acorde con la lectura como crucigramas, sopas de letras y otros juegos divertidos. También nos acompaña la “caja viajera” que son títulos a libre escogencia de los niños, incluyendo los comics, novelas infantiles, cuentos y albúmes.”  Destaca la directora de la Biblioteca Infantil.
 
“Leer en el campo para soñar y transformar”
Es un programa de extensión que se desarrolló en las escuelas rurales de los municipios de Filandia, Salento, Circasia, Córdoba, Pijao  y el corregimiento de Pueblo Tapao.  “A las instituciones educativas rurales de estos municipios acudimos dos lunes por municipio. Es de resaltar la gran acogida por parte de rectores y docentes de las áreas de literatura, pues son ellos quienes acuden a nosotros a solicitar nuestra mediación en el proceso educativo” sostuvo Diana Sánchez.
 
Agregó: “Es una estrategia muy bella. Estar en medio del campo, haciendo las actividades al aire libre, bien sea en un prado, bajo los árboles o en la ribera de un río o quebrada, es toda una experiencia edificadora tanto para los niños como para los docentes. Los chicos ha correspondido muy bien a todas nuestras actividades y tenemos la certeza de estar dejando nuestra huella para edificar en los mismos buenos hábitos de lectura porque definitivamente una persona que lee amplía su horizonte intelectual” 
 
Con “leer en el campo para soñar y transformar” se atendieron seiscientos niños de las siguientes escuelas rurales: La Nubia, Niños de la esperanza, San Gabriel La Playa y Boquía, en Salento; La Pola, La Cristalina, La Cabaña y Buenavista en Circasia; Lorencita Villegas, La Castalia, La Palmera y Ancízar López en Filandia; Marco Fidel Suárez, Etelvina López y José María Córdoba del corregimiento de Pueblo Tapao;  Juan XXIII, Patio Bonito, Francisco de Paula Santander y Francisco José de Caldas de Pijao y, Bella Vista, Guayabal, Siberia y El Placer en Córdoba.
 
Adultos mayores
Finalmente, se destacó el programa dirigido a la población de los hogares geriátricos y que goza de total aceptación y que Diana Sánchez Toro la reseña como una actividad motivadora y llena de grandes satisfacciones, el proyecto de Extensión Social “Cajas viajeras de literatura para adultos mayores” que tuvo una cobertura de 561 abuelos pertenecientes a las instituciones Centro Vida y Fundación Eros. “Ellos disfrutan la lectura, participan activamente y viven la cuentería que es apoyada por el grupo de Bienestar Institucional”, señala Diana Sánchez.
 
La estrategia
El grupo de apoyo de estas actividades está integrado por una tallerista, Olga Lucía Ramírez, la directora Diana Sánchez y el grupo de cuenteros de Bienestar Institucional para los hogares geriátricos, también se ha contado en anteriores versiones con pasantes del programa de Español y Literatura, quienes atienden a las tres poblaciones, siempre con el apoyo y orientación de la Vicerrectoría de Extensión y Desarrollo Social y en la logística de la Vicerrectoría Administrativa.